Inicio » La Escuela » Historia

Historia

El ingeniero de minas es el primer ingeniero civil que surge en España. Se trata de una ingeniería versátil, con capacidad de adaptación a diferentes áreas relacionadas con los recursos naturales, que ha ido transformando y ampliando sus campos de trabajo hasta convertirse en una de las ingenierías más generalistas, con presencia en numerosos sectores de actividad.

Imagen histórica de la escuela

La Escuela de Minas se creó por Decreto 1.283/59 de 16 de Julio de 1959, como centro dependiente de la Escuela análoga de Madrid, única que existía en España. Dos años después, en 1961, el Centro pasó a funcionar con absoluta independencia académica y administrativa. La Diputación Provincial de Oviedo cedió terreno y edificios, instalándose en ellos la nueva Escuela de Minas.

Para cubrir una mutitud de sugerencias, se solicitó ayuda del Fondo Especial de las Naciones Unidas. Tras la correspondiente investigación oficial de los organismos competentes, nacionales e internacionales, sobre el equipo humano que componía el medio docente y las escasas posibilidades de obtención de equipos científicos para docencia e investigación, el 30 de Junio de 1965 se firma el esperado acuerdo: el Consejo de Administración de PNUD aprueba en Junio de 1966 el que se denominó PROYECTO SPA/66/511: ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE INGENIEROS DE MINAS DE OVIEDO.

Por Decreto 911/71 de 1 de Abril de 1971 se aprobaron los Estatutos de la Universidad de Oviedo por los que la Escuela de Minas quedó integrada en dicha Universidad.

La Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo se justificó por la necesidad de formar un mayor número de ingenieros de minas en España. La localización en Oviedo del nuevo centro docente, resultaba evidente dadas las circunstancias que concurren en la región: Asturias es una de las zonas mineras más importantes de España. Por otra parte, Asturias ha conocido una rápido desarrollo industrial, especialmente en la rama siderúrgica, logrando ya en los primeros años de la década de los sesenta producciones de acero que superaban los cuatro millones de toneladas anuales, y que se pensaban duplicar en una docena de años.Vista aérea de la escuela

La antigua Escuela de Capataces de Mieres, luego de Facultativos y posteriormente de Ingenieros Técnicos de Minas, ha ofrecido siempre la posibilidad de estudios en la especialidad de la minería a los jóvenes asturianos; pero muchos de ellos no podían sufragarse los gastos de los estudios superiores de ingeniería de Madrid. Por eso, la creación de la segunda Escuela en Oviedo, vino a abrir las puertas de los estudios superiores a multitud de jóvenes oriundos de las provincias del Norte.

La finalidad principal de este Centro es la formación de alumnos que, con los conocimientos necesarios, recibirán en ella el título de Ingeniero de Minas que les capacite para el ejercicio de esta profesión.

Esperamos que las jóvenes generaciones que se sientan atraídas por la ingeniería del subsuelo, por el aprovechamiento de la energía, por la ingeniería metalúrgia y de los materiales se unan a nosotros. Pero la Escuela no sólo debe de enseñar técnica: está abierta también a los problemas del entorno económico y social, y más allá de los problemas técnicos, procura que la calidad de las relaciones entre los hombres juegue un papel fundamental.

Tenemos una tradición minera de más de 200 años, pues nos consideramos herederos de la Escuela que fundó en Almadén Carlos III; pero junto a este amor a las raíces, que no es sino fidelidad y agradecimiento a quienes nos precedieron. queremos igualmente utilizar tecnología punta en el campo de las ciencias de la tierra, de los combustibles, de los materiales, de la automática, de la informática y de las ciencias económicas y sociales, en cuenta se imbrican e interaccionan con el mundo de la técnica y la industria.

El esfuerzo y el interés que la Escuela ha puesto al servicio de sus alumnos, así como el prestigio que gozan las promociones que han pasado por nuestras aulas, son una garantía, un estímulo y un reto ante el porvenir que nos espera.

En el año 2014 la escuela pasó a denominarse: Escuela de Ingeneriía de Minas, Energía y Materiales de Oviedo (EIMEM). El objetivo perseguido con esta modificación buscaba no solo adaptarse a los cambios de denominación exigidos por normativa, sino también hacer una alusión más realista a los campos en los que tradicionalmente desempeña su labor profesional el Ingeniero de Minas.