Inicio » La Escuela » Ingenieros ilustres

Ingenieros ilustres

Fausto Fermín Delhuyar y Lubice

24/02/2014

 Fausto Fermín Delhuyar y Lubice (Logroño, 11 de octubre de 1755 - Madrid, 6 de febrero de 1833) fue un ingeniero de minas y químico español. 

En 1783, junto a su hermano Juan José Delhuyar, consigue aislar el Tungsteno (piedra pesada), a partir de muestras de estaño traídas de Alemania, que siempre va acompañado de un material que resulta difícil separar; metal del que desde hacía dos años venían anunciando su posible existencia. Le dieron el nombre de Wolframio (W), nombre que se conserva en el idioma alemán.
Esta es la descripción que hicieron de su descubrimiento:

«Habiendo puesto otros cien granos de este polvo en un crisol de Zamora, guarnecido con carbonilla, y bien tapado, a un fuego fuerte, en el qual estuvo hora y media, encontramos rompiendo el crisol después de enfriado, (q) un boton que se reducia á polvo entre los dedos. Su color era gris, y examinándolo con un lente, se veía un conjunto de globos metálicos, entre los quales había algunos del tamaño de una cabeza de alfiler, cuya fractura era metálica, y de color de azero». 

Los hermanos Delhúyar son los científicos más importantes de España del siglo XVIII. 

En julio de 1786 fue nombrado Director General de Minería de México. Antes de partir recorrió Europa entre 1786 y 1788 para conocer el "método de Born" para el beneficiado de la plata y se casó en Viena, 1787 con Juana Raab. Durante los treinta y tres años de estancia americana se ocupó de la creación del Colegio de Minería (1 de enero de 1792), la construcción del Palacio de Minería (1813) y la dirección de los mismos, así como de visitar las "Reales de Minas". En 1788 se le llamó como supervisor de la industria minera en México hasta la revolución a comienzos del siglo XIX.

Elhuyar regresó a Madrid en 1821, donde actuó como Director General de Minas a partir del 5 de agosto de 1822. El 14 de septiembre del mismo año se le pide informe sobre las minas de Almadén, Guadalcanal y Riotinto. Dos años después, el 6 de abril de 1824 es nombrado individuo de la Junta de Fomento de la riqueza del Reino, a la que se debe la Ley de Minería de 1825.
El woframio es un metal escaso en la corteza terrestre, se encuentra en forma de óxido y de sales en ciertos minerales. Es de color gris acerado, muy duro y denso, tiene el punto de fusión más elevado de todos los metales (3422 ºC) y el punto de ebullición más alto de todos los elementos conocidos (5555 ºC). 

El wolframio todos lo hemos tenido cerca, o lo tenemos todavía, pero suele ser ignorado. Las clásicas bombillas de incandescencia, ahora en extinción al dejar paso a modelos más perfeccionados de bajo consumo, han llevado en su interior, diríase que en su propio corazón, filamentos constituidos, precisamente, por el elemento descubierto por los hermanos Delhuyar. Se usa también, en electrodos no consumibles de soldaduras, en resistencias eléctricas, y aleado con el acero, en la fabricación de aceros especiales.

El carburo de wolframio se emplea para fabricar herramientas de corte. Esta variedad absorbe más del 60% de la demanda mundial de wolframio. La brocas de widia (abreviatura del alemán wie diamant), extremadamente duras, son de carburo de wolframio con 10% de cobalto.

El wolframio es un material estratégico y ha estado en la lista de productos más codiciados desde la Segunda Guerra Mundial. Por ejemplo, el gobierno de Estados Unidos mantiene unas reservas nacionales de seis meses junto a otros productos considerados de primera necesidad para su supervivencia.

Conocido extracto de la carta remitida por el embajador alemán en España al ministro de Industria y Comercio español durante 1943.
“El wolframio es para nosotros prácticamente lo que la sangre para el hombre”. 

Fuentes: wikipedia, tecnología obsoleta.