Inicio » La Escuela » Ingenieros ilustres

Ingenieros ilustres

Joaquín Ezquerra del Bayo

24/02/2014

 D Joaquín Ezquerra del Bayo nació en el Ferrol el 11 de Setiembre de 1793 y falleció en la localidad navarra de Tudela el 14 de Agosto de 1857. Junto con el también gallego Casiano del Prado (1797-1866) y el valenciano Juan Vilanova y Piera (1821-1893, primer catedrático de Geología y Paleontología que tuvo la Universidad de Madrid), constituyen probablemente los tres pilares básicos de la Geología española de losprimeros cuartos del siglo XIX. La promulgación de la Ley de Minas de 1825 debe ser considerada como el acontecimiento que fijó el punto de partida de las primeras investigaciones geológicas en España. Fue el introductor, con Guillermo Schulz y Schweizer (1800-1877), de la cronoestratigrafía moderna en España.

Hizo sus primeros estudios con los escolapios de Zaragoza, y a consecuencia de la muerte de su padre en el asedio de Tarifa (su barco desapareció en Algeciras en 1801 en un combate contra la flota inglesa), entró a los 9 años de edad en el Colegio de Pages de Carlos IV, en donde permaneció ocho años, interesándose por las matemáticas y las ciencias naturales. En 1810 pasó a Francia en compañía del secretario del rey José I, y allí residió emigrado algunos años, pasando por sus manos la correspondencia de este monarca. A su regreso a España, se dedicó al dibujo en la Academia de Nobles Artes de San Fernando y a la pintura con D. Vicente López Portaña, uno de los mejores retratistas de la época y primer pintor de Cámara desde 1815, año en que sustituyó a Goya. 

En 1821 se presentó a examen en la Escuela de Ingenieros de Caminos y Canales, recibiendo el título de auxiliar en Mayo de 1822, realizando el nivelado desde Burgos a Reinosa con destino a un proyecto de canalización. A partir de 1825 atendió diversos encargos de la Dirección General de Minas, creada ese mismo año. De 1826 a 1827 dirigió la prestigiosa fábrica de cristales del Sr. Roda en Aranjuez. La Dirección General de Minas le confirió el encargo, en 1828, de levantar el plano de las minas de Río Tinto (Huelva). En 1829 ayudó al ingeniero D. Francisco Barra en los trabajos para el proyecto de conducción de aguas a Madrid desde el río Lozoya (Sierra de Guadarrama) y el río Guadix (Sierra Nevada), y participó de otras comisiones en Asturias.

A mediados de 1830 fue comisionado por Fausto de Elhuyar para ampliar sus estudios en la Academia de Minería de Freiberg (Sajonia) (Primera Escuela de Minas de Europa, 1767) y visitar los principales establecimientos mineros de Alemania, en compañía de los ingenieros Rafael Amor y Felipe Bauzá. La estancia de Ezquerra en Freiberg, en donde permaneció cinco años, fue de gran relevancia, ya que le permitió profundar en técnicas de minería, en conocimientos de mineralogía y ampliar su formación en la elaboración de mapas geológicos, tareas que desarrollará a su regreso a España.

En 1833 asistió a la reunión de sabios de Breslau (Polonia), donde leyó un trabajo de investigaciones sobre el origen de las rocas eruptivas y de la cual, acerca de sus sesiones, escribió y remitió al Gobierno una Memoria, inserta en el Boletín de Comercio.

En Mayo de 1832 fue nombrado profesor de Mecánica Aplicada y Laboreo de Minas en la Escuela Especial de Ingeniería de Minas, cuyas asignaturas explicó hasta 1844 en que, después de los ascensos propios de su carrera, llegó al grado de Inspector general del Cuerpo. En el curso de 1839 a 1840 desempeñó la catedra de Física en el Conservatorio de Artes, en cuya asignatura le tuvo antes de Ayudante su profesor D. Antonio Gutiérrez.

Son de mucho interés sus descripciones de importantes yacimientos minerales españoles, enfocados desde un punto de vista renovador. El plano de las minas de hulla asturianas que levantó en colaboración con otros técnicos fue muy celebrado. Fue traductor del libro de Charles Lyell, Elementos de Geología, en 1846, trece años después de la aparición de la edición inglesa, contribuyó con ello grandemente a la renovación de la geología española. La versión castellana aparece ampliada con notas referentes a España.

Fue colaborador asiduo del Boletín oficial de minas y perteneció a diversas sociedades científicas nacionales y extranjeras. En 1837 se le nombró Académico honorario de la Academia de Ciencias naturales de Madrid y posteriormente fue uno de los miembros fundadores Real Academia de Ciencias en 1847. En 1851 recibió también la misión de visitar los establecimientos mineros del Norte de Europa. Fue gentilhombre y comendador de la Orden de Carlos III (Poseía la Gran Cruz de Carlos III) y socio de las Sociedades Económicas del Gran Ducado de Baden, Madrid y Tudela y de las Sociedades Geológicas de París y Londres.

Es autor de numerosas publicaciones y libros entre los que se pueden destacar:

(i).- Elementos de Laboreo de Minas, precedidos de algunas nociones sobre Geognosia y la descripción de varios criaderos de minerales, tanto de España como de otros reinos de Europa. Madrid, 1839. Imprenta de D. Salvador Albert. 448 páginas, con un atlas de 13 láminas litografiadas. 

(ii).- Elementos de Laboreo de Minas, precedidos de algunas nociones sobre Geología con aplicación al mejor conocimiento de los terrenos que pueden ser objeto de las investigaciones mineras. En otra obra describe sus experiencias en Alemania y las del viaje a Suecia y Noruega que realizó en 1851. Segunda edición, notablemente aumentada. Madrid, 1851. Imprenta de la viuda de D. Antonio Yenes. 584 páginas y un atlas apaisado de 16 láminas litografiadas y una lámina iluminada al frente de la portada, que representa el modelo de uniforme de los Ingenieros de Minas de Sajonia.

Agotadas las dos ediciones, es difícil hallar un ejemplar. Esta circunstancia indica la aceptación con que el público recibió esta obra, la primera original de su género que ha visto en España la luz pública.

(iii).- Datos y observaciones sobre la industria minera, con una descripción característica de los minerales útiles, cuyo beneficio puede formar el objeto de las empresas. Madrid, 1844. Imprenta de D. Antonio Yenes. 356 páginas y 3 láminas. Una de ellas representa la situación relativa de las cinco minas ricas del barranco Jaroso, en Sierra Almagrera.

Esta obra es una enciclopedia minera, en donde el autor hace una reseña de la industria minera en general y, en particular, de la de Sajonia y de las disposiciones principales que la rigen. La minería española en América ocupa después algunas páginas, y de aquí pasa a dar una idea de las diferentes clases de criaderos y trabajos de explotación que exigen, viniendo en seguida la descripción de la mina de Churprinz (Sajonia), la de Sierra Almagrera y filón Jaroso, en 4840, y la de las famosas minas de sal de Wieliezka, visitadas en 1833 por el autor. Trata también de las enfermedades llamadas del plomo y de su método curativo y, por último, consagra gran número de páginas a la descripción de los minerales útiles que más esencialmente forman el objeto de las empresas mineras.

(iv).-Informe sobre las minas de carbón de piedra de San Juan de las Abadesas, en la provincia de Gerona presentado a la Junta Directiva de la Sociedad El Veterano, que trata de beneficiarlas. Boletín Oficial del Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras Públicas. Madrid, 1848, páginas 268 a 273.

(v).- Ensayo de una descripción general de la estructura geológica del terreno de España en la península. Memorias de la Real Academia de Ciencias de Madrid. 1850, 1856 y 1857.

(vi).- Memorias sobre las minas nacionales de Río Tinto, presentadas al gobierno de S. M. por.... a consecuencia de las diferentes visitas que, de Real Orden ha hecho a aquel establecimiento, con algunos otros documentos relativos al mismo objeto, mandados imprimir bajo los auspicios del Excmo. Sr. D Juan Bravo Murillo. Acompaña una gran lámina litografiada de la topografía del terreno acotado para dichas minas. Madrid, 1852. Imprenta de la viuda de D. Antonio Yenes. 112 páginas.

(vii).- Descripción de la Sierra de Almagrera y su riqueza actual, publicado en Anales de Minas, II, 1841; páginas 237-253.

Fuentes: La minería hispana e iberoamericana. Contribución a su investigación histórica. Vol. II. Cátedra San Isidoro. León,1970;www.galiciaartabradigital.comwww.mcnbiografias.com