Inicio » La Escuela » Ingenieros ilustres

Ingenieros ilustres

Luis Adaro y Magro

24/02/2014

 D. Luis Adaro y Magro, de ascendencia francesa, nace en Gijón el 17 de abril de1849 y fallece en Madrid el 21 de octubre de 1915. Ingresa en la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid a los 16 años. Interrumpe sus estudios durante un año por enfermedad. Termina la carrera en 1872. Tras sus prácticas en las minas de Almadén pasa al distrito minero de Oviedo.

Nominado como director de la mina de «Mosquitera» (Carbayín). Poco después se le encomiendan la mina María Luisa, perteneciente al Marqués de Guadalmina y la Justa, propiedad del Barón del Castillo de Cheirrell, Finat y Laffite, entre otros.

Bulle en su mente fértil la idea de la concentración y en 1883 se las arregla para fundar la empresa «La Unión Hullera y Metalúrgica de Asturias», de capital español, que agrupa las minas Mosquitera, María Luisa y Justa. En 1888 amplía el capital de la sociedad y adquiere los grupos Sama y Santa Bárbara y en 1900 la Barcelonesa y Reglana. Fomenta el consumo de carbón asturiano en la incipiente siderurgia. Recorre palmo a palmo la cordillera cantábrica en busca de nuevos yacimientos.

Siempre fiel a sus principios, interviene eficazmente en la fusión empresarial de Unión Hullera y Duro-Felguera, que llega a buen término en 1906, siendo el nombre de la nueva razón social el de Sociedad Duro-Felguera. En 1907 ocupa el cargo de director general de Duro Felguera. De alguna manera puede considerársele, pues, como el precursor de las actuales Hunosa y ArcelorMittal (antigua Ensidesa).

Su propósito es bien claro. Racionalizar la explotación de las minas, mejorar la productividad y costos. A Adaro le obsesiona también la calidad de los carbones asturianos. No para hasta que se construyen los primeros lavaderos. Así trazó los planos para instalar el primer lavadero mecánico de Asturias en la mina Mosquitera. Muestra interés en la revalorización de los menudos.

Le preocupa mucho el transporte adecuado del carbón. Adquiere barcos para Unión Hullera. Consigue que la Compañía de Ferrocarril del Norte construya el ramal de Soto del Rey a Ciaño. Propuso, con Alejandro Pidal y Mon, la localización de El Musel para el puerto de Gijón, interviniendo en su transformación y en su comunicación con la línea de ferrocarril.

Gijón es su centro de operaciones. Es el primer presidente de la Cámara de Comercio de Gijón. Trabajador incansable, realizó sus labores en Sama y la villa marinera, donde constituye el «Sindicato Asturiano» en el puerto del Musel (1900) que iniciaría sus actuaciones en 1907 y siendo director de «Duro-Felguera», el mismo año, se inaugura el «Sanatorio Adaro», institución clínica de traumatología y heridos mineros-siderúrgicos, con 18 camas, perteneciente a la Mancomunidad Sanitaria de las Empresas. El hospital cuenta en la actualidad con 170 camas.

El proyecto hospitalario, realizado por el arquitecto cubano, Manuel del Busto Delgado (1874/1948), que habría ejercido en León, Gijón y Sama, planificando el edificio -en el país caribeño- del «Centro Asturiano de la Habana» y «Banco Herrero» en Oviedo, la casona-palacio del «inventor» de la manzana que ostenta su nombre, García-Sol, en Granda (Gijón), el «Sanatorio Marítimo» y varios cines gijoneses. 

Adaro, procuro la rebaja de las tasas en el transporte del mineral por el ferrocarril de Langreo, respaldó la construcción del Musel, acometiendo la empresa de la gran «Exposición Nacional» (1899), estableció la Caja de Ahorros, fundando la compañía «Adaro y Marín» (1901), dedicada a efectos industriales, destacando las lámparas de mina, sociedad que subsiste en la actualidad y que ha sabido adaptarse a los tiempos gracias a una continua innovación. Alentó y difundió fervientemente el uso del carbón asturiano para los buques de la Marina de Guerra Española, creó el Banco Gijonés. 

Mantuvo una intensa labor político-empresarial en defensa de los intereses hulleros (tarifas de los ferrocarriles de Langreo, publicación de Los carbones asturianos y la Marina de Guerra, 1878), impulsando la creación de diversas instituciones: el Crédito Industrial Gijonés (posteriormente Sociedad Anónima Adaro), la Fábrica de Productos Químicos de Aboño, la Caja de Ahorros y la Caja de Socorros para enfermos, con la Cámara de Comercio de Gijón celebró una exposición internacional, considerada como el germen de la actual Feria Internacional de Muestras de Asturias (FIDMA)-Recinto Ferial Luis Adaro.

Su etapa asturiana dura 28 años. Es la más fecunda de su vida. En 1900 retorna a Madrid. Promociona al cargo de Director del Mapa Geológico de España, institución antecesora del Instituto Geológico y Minero. Desarrolla una gran labor, editando dos libros versando sobre carbones nacionales. 

Transforma en 1914 la Comisión del Mapa Geológico en el Instituto Geológico y Minero de España, demostrando una vez más su visión de futuro. Preside el Consejo de Minería.

Durante su estancia veraniega en Asturias en 1915, enferma de gravedad. Vuelve a Madrid. Toma sus últimas providencias en los organismos que dirige y fallece el 21 de octubre de 1915 en Madrid, a la edad de 66 años.

Sama de Langreo le dedica un monumento a su memoria. Se ubica su escultura en el parque Dorado de Sama, junto a la efigie de «La Carbonera» (mujer trabajadora minera), obra del artista Lorenzo Coullut Valera, valenciano, constructor del «Santón» en el Sagrado Corazón de Gijón. A causa del deterioro sufrido fue restaurado por el artista ovetense Andrés Rodríguez (1979).

Adaro fue una simbiosis de ingeniero de minas y hombre de empresa. Agente innovador de la primera revolución industrial asturiana. Dotado de una alta capacidad de iniciativa y una gran claridad de ideas, dio vida a la explotación del carbón asturiano y a su utilización metalúrgica. Engrandeció Asturias y España con su esfuerzo. Sin perder nunca su modestia y bondad.

Existe un libro de título "Luis Adaro y Magro (1849-1915)", del que es autor Ramón Mañana Vázquez (Ingeniero de Minas, Catedrático de Electrotecnia en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de la Universidad Politécnica de Madrid), editado por el Instituto Geológico y Minero de España y el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros de Minas de España.

Fuentes: Ingenieros egregios (Juan José Alzugaray), Oviedo enciclopedia