Inicio » La Escuela » Ingenieros ilustres

Ingenieros ilustres

Luis Adaro Ruiz-Falcó

24/02/2014

 D. Luis Adaro Ruiz-Falcó, nació en Gijón el 11 de agosto de 1914 (el mismo año en que su padre Luis Adaro Pórcel lanzó la primera lámpara de seguridad para mina que se fabricaba en España) y falleció en su casa de Gijón, Villa Covadonga, en El Bibio, el 26 de septiembre de 2006, a los noventa y dos años de edad. En 1930 finaliza los estudios de Bachiller Universitario, rama de Ciencias, en el Real Instituto de Jovellanos de Gijón y en 1940 los de ingeniero de Minas en la Escuela de Madrid. En 1945 obtiene el Título de Doctor Ingeniero de Minas. Fue empresario, estudioso de la industrialización asturiana y humanista. 

Su abuelo Luis Adaro y Magro (1849-1915) fue otro ilustre ingeniero de Minas, cuya glosa resumida ya ha sido publicada en esta serie de publicaciones del muro del Facebook de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo.

Bertold Brecht definió con absoluta maestría a esos seres, escasos pero valiosísimos, que son buenos todos los días. Ellos –decía- son sencillamente imprescindibles. Luis Adaro Ruiz-Falcó y su abuelo forman parte de ese grupo de seres humanos imprescindibles porque no conocen el descanso en su afán por mejorar su entorno y convierten ese objetivo en el sentido de su vida. Luis Adaro Ruiz-Falcó, fue un jovellanista de obra y de palabra, con la pluma y con el trabajo.

Para tener una visión aproximada de la incontestable contribución a Asturias de Luis Adaro Ruiz-Falcó, es preciso abordar su figura desde una perspectiva histórica global y no constreñirse exclusivamente a uno de sus grandes éxitos: la Feria Internacional de Muestras de Asturias. 

Una vez doctorado en Ingeniería de Minas, comenzó una trayectoria empresarial y personal que lo convertiría en una de las personalidades más importantes e influyentes en la Asturias de la segunda mitad del siglo XX, contribuyendo de manera crucial a su economía. Luis Adaro Ruiz-Falcó fue consciente de las necesidades de expansión en materia de infraestructuras que tenía la región por tierra, mar y aire, y así fue impulsor del puerto de El Musel, de la creación del aeropuerto de Asturias y de la autopista del Huerna. 

En 1963 funda la Unión Industrial Bancaria (Bankunión), banco industrial y de negocios, con un grupo de empresarios madrileños, catalanes, vascos y asturianos; es miembro del Consejo de Administración y ostenta la presidencia de Consejo Regional de Asturias y en 1964 refuerza, desde el inicio, su apoyo a la sociedad promotora de la autopista Asturias-León (PROALSA) al figurar como socios fundadores la Cámara de Comercio y Bankunión.

Luis Adaro Ruiz-Falcó ocupó en 1964 la vocalía de la entonces Junta de Obras del Puerto, hoy Autoridad portuaria, y, ese mismo año, paso a la vicepresidencia, cargo que desempeñó hasta el 13 de julio 1979, fecha en que fue nombrado presidente. Ocuparía ese cargo hasta el 8 de julio de 1981. Durante su mandato, fue testigo de excepción de acontecimientos, obras y proyectos que supusieron importantes mejoras: así, vio levantar el dique de Levante, el contradique exterior, el muelle de minerales y los muelles de la Osa. 

Sin embargo, será por su ingente labor recopilatoria de materiales históricos ligados a la vida portuaria, por lo que, sin duda, Luis Adaro Ruiz-Falcó pasará a la historia del Puerto de Gijón. Dedicó años de trabajo a la elaboración de los cinco tomos que componen la obra “El Puerto de Gijón y otros puertos asturianos”, publicada entre 1976 y 1987. Las 3589 páginas que completan este trabajo suponen un detallado recorrido por la historia del Puerto de Gijón conectándola con el desarrollo de la ciudad, a la que está estrechamente ligado, y abriéndola a la historia de la industria regional y a la del ferrocarril.

En 1967 promueve y realiza con otras instituciones asturianas, la campaña para la construcción del Aeropuerto Internacional de Asturias, que llegaría a ser una realidad dos años más tarde. 

Uno de sus grandes éxitos fue la Feria de Muestras de Asturias, que puso en marcha desde que inició su andadura como presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Gijón entre los años 1963 y 1979. Consigue en 1965 que adquiera el rango de Feria Internacional. Permanece trece años al frente de esta entidad. Nombrado en el 2004 Hijo Predilecto de Gijón, la ciudad tiene una calle con su nombre en una zona próxima a la Feria de Muestras.

Fue también promotor y asesor del Museo de la Minería y de la Industria (MUMI) de El Entrego (San Martín del Rey Aurelio), un proyecto en el que volcó con toda su energía poniendo de acuerdo a todas las partes y, como siempre, sabiendo ver más allá de lo evidente. Creador de la Hemeroteca Provincial, fuente inagotable de información para investigadores de toda la geografía nacional y del Museo Etnográfico Pueblo de Asturias (Gijón), en el que se recoge la riqueza etnológica de la comunidad.

Por sus cualidades profesionales fue nombrado académico de número de la Real Academia de Doctores de España (en 1994 se le concedió la Medalla de la Real Academia al Mérito Doctoral en la categoría de plata, por su especial dedicación y continuados servicios a este Establecimiento) y del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), así como académico correspondiente de la Real Academia de Historia de España, Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid y de la Comisión Internacional de la Historia de la Geología, con sede en la University of New South Wales. También fue miembro de honor del Instituto de la Ingeniería de España.

Por espacio de cerca de cuarenta años, Luis Adaro Ruiz-Falcó fue presidente y consejero delegado de la empresa S.A. Adaro —firma creada por su abuelo Luis Adaro y Magro en 1901—, periodo durante el cual creó en ella un laboratorio de análisis químicos y de metalografía y puso en marcha una completísima sección de metrología. Su actividad científica e investigadora propició que la empresa desarrollara su propia tecnología y diseños. Por otro lado, desde la presidencia de la Sociedad de Suministros Adaro facilitó la instalación de un laboratorio para el diseño de nuevas lámparas eléctricas de seguridad en las minas y de linternas de seguridad que se han homologado en la CEE (Comunidad Económica Europea). También en Suministros Adaro, el empresario puso en marcha planes de investigación y desarrollo I+D en coordinación con diferentes organismos como la CECA (Comunidad Europea del Carbón y el Acero).

Paralelamente a su actividad empresarial, Luis Adaro Ruiz-Falcó mantuvo durante toda su vida un ánimo investigador que le llevó a moverse muy especialmente por los terrenos de la Historia. En este marco, el gijonés llevó a cabo los ya mencionados trabajos relativos al puerto de Gijón y otros puertos asturianos. Sus estudios sobre la historia minera e industrial de Asturias fueron editados en cuatro volúmenes y le han servido de guión en buen número de conferencias, artículos y publicaciones especializadas. Por otro lado, sus investigaciones relativas a la historia de Asturias, y muy especialmente a la de Gijón, han sido publicadas en numerosas colecciones especializadas.

Su pasión por la ciencia y la investigación le ha llevado también a presidir la Junta de Fundadores de Protemas, sociedad para la difusión de la cultura, y a formar parte del Patronato Científico de Monumenta Historica Asturiensia, creado en 1976 con el fin de difundir la historia de Asturias.

Luis Adaro Ruiz-Falcó fue socio fundador del Ateneo Jovellanos de Gijón, una de las instituciones de mayor actividad cultural de la ciudad, y de la Asociación Biblioteca Antigua Asturiana, dedicada a localizar y reeditar cuantos impresos y fuentes de información guardan relación con Asturias, procurando rescatar aquellos que no se encuentren disponibles en las bibliotecas especializadas de la región. Asimismo, fue miembro-fundador, presidente en 1997 y patrono del Foro Jovellanos.

En su incansable actividad además fue consejero de la Caja de Ahorros de Asturias (Cajastur), presidente de Inversora Industrial del Centro y Sílices Asturianas S.A., interviniendo también desde su creación en la Empresa Municipal de Aguas de Gijón, de la que fue consejero durante catorce años.

Está en posesión de la medalla de plata del Club de Dirigentes de Ventas de Gijón (1976), de la medalla de oro de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación de España (1979), de la medalla de oro de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, de la Orden del Mérito Civil (1980) y del X Premio (2005) del círculo de empresarios de Astur Manager por su meritoria trayectoria empresarial y sus múltiples méritos personales, así como de la distinción «Asturiano del mes de abril» de 2006, otorgada por el diario La Nueva España de Oviedo.

El 13 de agosto de 2007, en el transcurso del homenaje que se le rindió en la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma) —que anualmente tiene lugar en Gijón durante una quincena de dicho mes—, se acordó dar el nombre de Luis Adaro al recinto ferial, a propuesta, ante el Consorcio de la Fidma, del presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Luis Arias de Velasco.

Luis Adaro Ruiz-Falcó es autor de más de una treintena de libros, entre los cuales se pueden citar: 

-“175 años de la Sidero-metalurgia asturiana”, editado por la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Gijón, 392 páginas y 33 láminas. Gijón. 1968. 
-“De la antigua minería asturiana…” Prólogo y bibliografía minera y geológica asturiana, con algunas noticias históricas sobre el desarrollo industrial de la provincia. Editado por Bibliófilos Asturianos. 217 páginas. Luarca. 1973
- “Datos y documentos para una historia minera e industrial de Asturias”. Tomo I. Editado por Suministros Adaro, S.A., 942 páginas, incluidas 158 láminas. Gijón. 1981
-“Historia resumida del desarrollo económico y minero-industrial de Asturias en los siglos XVIII y XIX”. Editado por Suministros Adaro, S.A. 203 páginas, incluidas 41 láminas. Gijón. 1983.
-“Datos y documentos para una historia minera e industrial de Asturias”. Tomo III. Editado por Suministros Adaro, S.A., 505 páginas, incluidas 116 láminas. Gijón. 1989.
-“Datos y documentos para una historia minera e industrial de Asturias”. Tomo IV. Editado por Suministros Adaro, S.A., 617 páginas, incluidas 189 láminas. Gijón. 1994.
-“Jovellanos y la Minería en Asturias”. 435 páginas. Edita la Fundación Foro Jovellanos del Principado de Asturias en colaboración con la Unión Española de Explosivos. Gijón. 2003.

Además, ha publicado numerosos artículos sobre la historia económica e industrial de la región.

El 29 de noviembre de 1993, recibe el nombramiento de “Miembro de Honor del Colegio de Ingenieros de Minas del Noroeste”. En el transcurso del acto, celebrado en el Hotel de la Reconquista, pronunció una amena conferencia sobre “La minería española en América durante la colonización (1492-1810)”. El mismo año, y como un testimonio más de su relación y estima por el Colegio y la ESCUELA DE INGENIEROS DE MINAS DE OVIEDO, pronunció la lección final de curso en el acto de entrega de títulos de la XXVII promoción de Ingenieros de Minas, sobre el tema: ”Historia del carbón, artífice del desarrollo asturiano”.

El 24 de abril de 2002, en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo y organizado por el Colegio de Ingenieros de Minas del Noroeste, asiste a la presentación del libro sobre su abuelo “Luis Adaro y Magro”, del que es autor el también ingeniero de minas asturiano D. Ramón Mañana Vázquez.

En 2006, a propuesta del Colegio del Noroeste y con el apoyo unánime del Consejo Superior y del resto de los Colegios, fue nombrado “Miembro de Honor del Instituto de la Ingeniería de España.”

Existe un libro de título “Luis Adaro, una vida para los demás” del que es autor Juan de Lillo de Ediciones Nobel, Oviedo, 2009.

Fuentes: 
VivirAsturias.com, libro “Luis Adaro Ruiz-Falcó, Recuerdo” Cámara Oficial. 2007