Inicio » La Escuela » Ingenieros ilustres

Ingenieros ilustres

Miguel Ramírez Lasala

24/02/2014

 D. Miguel Ramírez Lasala, nace el 17 de abril de1849 en Santa Cruz de Mudela, localidad española perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, situada en el extremo sudeste del Campo de Calatrava, en la Provincia de Ciudad Real y fallece en Madrid el 21 de octubre de 1915. 

Ingresa en la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid a los 16 años. Interrumpe sus estudios durante un año por enfermedad. Termina la carrera en 1872. Tras sus prácticas en las minas de Almadén pasa al distrito minero de Oviedo. Participó en proyectos y estudios sobre los nuevos tendidos de vías férreas y estudios geológicos. 

Miguel Ramírez formó parte del primer Consejo de Administración de la Sociedad de los “Ferrocarriles Económicos de Asturias” creada, por el también Ingeniero de Minas, Jerónimo Ibrán (Biografía publicada en este muro), con un capital de 2200000 pesetas en 4400 acciones de 500 pesetas, acciones que consiguieron suscribir en su totalidad en muy corto tiempo, llegando a 143 los suscriptores. Lo que cubría el presupuesto de la primera sección de Oviedo a Infiesto, con cierto desahogo. 

Miguel Ramírez también formó parte del primer Consejo Directivo del puerto del Musel, presidido por Luis Adaro (Biografía publicada en este muro), y que se encontraba a tres kilómetros del primitivo puerto de Gijón. Convocado concurso para su construcción, dos compañías optaron a su construcción, alcanzando la caducidad de la obra al no cumplir el pliego de condiciones.

La Junta de Obras del puerto de Gijón, siempre se opuso a la construcción del Musel, consiguiendo en 1858 que se decretase la ampliación del de Gijón. Autorizando Alfonso XII, nuevos estudios de ampliación del de Gijón, a cargo del ingeniero de caminos Fernando G. Arenal, con el apoyo de la Junta de Obras del puerto de Gijón, opuesta a la del Musel. Hay que tener en cuenta que en aquel tiempo el de Gijón movía 400000 Tm de tráficos de cabotaje, contando con el concurso del Ferrocarril de Noroeste y del de Langreo. Pese a ello, el proyecto del nuevo puerto del Musel ascendía a 40000000 de reales de Vellón, contra los 60000000 de reales de Vellón requeridos en la ampliación del de Gijón.

Por noticia de la Revista Ilustrada de Vías Férreas del 10 de abril de 1902, se conoce que el Sindicato Asturiano del Puerto del Musel, constituido en agosto de 1900, inició rápidamente sus actividades, hasta el punto de tener invertidas en diciembre de ese mismo año 4189812,50 pesetas. Se emitieron 8000 acciones de 500 pesetas, de las que 3400 pasaron al mercado y el resto eran liberadas a los contratistas de las obras e instalaciones portuaria. Según liquidación verificada entre el “Crédito Industrial Gijonés” y los contratistas de común acuerdo

La Gaceta de Madrid del 25 de agosto de 1888 publica la autorización a Miguel Ramírez Lasala, director gerente de la Compañía del Ferrocarril de Langreo, para practicar los estudios de un ferrocarril de vía ancha desde la estación de Vega en el Ferrocarril de Langreo a la estación de Olloniego en el de León a Gijón. Buscando una nueva salida a la red general de vía ancha de Norte. 

El Ferrocarril de Langreo fue una de las compañías más antiguas de Europa, habiendo desaparecido en el año 1972 debido al traspaso de su concesión al Estado, que se hizo cargo de la explotación de su línea por la empresa FEVE. Cronológicamente es el cuarto en entrar en servicio en España, primero en el Principado de Asturias y durante más de un siglo el único en nuestro el país explotado con el ancho de vía que acabaría imponiéndose como estándar o normal en toda Europa. La línea de Gijón a Sama de Langreo, primordialmente proyectada para el transporte carbonero, fue una gran obra que exigió introducir en España las más novedosas técnicas de ingeniería ferroviaria de aquella época en Europa. 

Miguel Ramírez Lasala fue el autor del proyecto del Puente de Los Ingleses, construido hace 118 años (1895), situado en Sama de Langreo (Asturias), y que no es un puente cualquiera, ya que es el más largo de su clase en Asturias. Recientemente, la asociación de arqueología industrial Incuna, incluía esta estructura metálica en una guía con los 33 elementos, conjuntos y paisajes más representativos del patrimonio industrial asturiano. En la ficha correspondiente al puente, el geógrafo Faustino Suárez Antuña destaca que la utilización del metal para este paso sobre el río Nalón se debe «tanto al avance del proceso industrializador ligado a las actividades siderometalúrgicas, como al hecho de que el principal accionista de ferrocarril en esa época fuera Numa Guihou, que en su planta siderúrgica de Fábrica de Mieres contaba con un taller especializado en el diseño, construcción y montaje de todo tipo de puentes dirigido por el afamado ingeniero Jerónimo Ibrán».

Fue Fábrica de Mieres quien construyó el puente, que según destaca Mercedes López García, profesora de Estética de la Ingeniería en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos de la Universidad Politécnica de Madrid, en «La vía estrecha en Asturias. Ingeniería y construcción (1844-1972)» «fue proyectado por el ingeniero Miguel Ramírez Lasala, con un solo tramo de hierro laminado de 64 metros de luz, compuesto de una viga de celosía tipo Pratt, apoyada dos metros en cada estribo de fábrica, resultando por tanto una luz de 60 metros entre estribos». 

El historiador del arte José María Flores Sánchez en «El Ferrocarril de Langreo. Estaciones e infraestructuras» apunta que «las dimensiones de este puente suponen dentro del contexto asturiano la máxima audacia constructiva para esta tipología, acercándose al límite de las posibilidades técnicas del material». En ese sentido añade que «los trazados férreos asturianos, necesitados de abundantes obras de este tipo y construidos precisamente durante la edad dorada de los montajes metálicos roblonados, no excedieron en ningún caso la luz de 60 metros sin el recurso al pilar o pilares intermedios».

El puente, que según Flores pesa 154258 kilos, solo tiene comparación con el paso que el Ferrocarril de Langreo construyó sobre el Nalón en Sotrondio para el ramal de Santa Bárbara. Es el conocido como puente de Los Gallegos, que también tiene 60 metros de luz pero que es más moderno, ya que data de 1919. El nombre de este último se debe a que la construcción de los estribos fue realizada por los afamados canteros de la región vecina. 

Sin embargo, el origen del nombre del puente de Los Ingleses de Sama parece más confuso. «Es conocido popularmente así por la supuesta, aunque no esté documentada ni parezca probable, participación de técnicos de esa nacionalidad en su diseño, construcción y/o montaje», señala el geógrafo Faustino Suárez Antuña. Con ingleses o sin ellos, el puente lleva prestando servicio más de un siglo. Antes a los trenes, y ahora en una segunda vida como pasarela peatonal entre los barrios de La Llera y Los Llerones.

Miguel Ramírez Lasala obtuvo nombramiento de la Orden de Carlos III.

Fallece en Madrid el 21 de octubre de 1915 a la edad de 66 años.

Fuentes: lne.es; spanishrailway.com; Revista Minera, Tomo 39, año 1888; La Ilustración Española y Americana; La vía estrecha en Asturias. Ingeniería y construcción (1844-1972) de Mercedes López García; Ficha Asociación de arqueología industrial Incuna de Faustino Suárez Antuña; El Ferrocarril de Langreo. Estaciones e infraestructuras de José María Flores Sánchez