Vídeos

Vídeos

Acería eléctrica

09/05/2017

Increíble Horno de arco eléctrico con electrodos de grafito

En el año 1900, la demanda de acero en el mundo alcanzó los 27 millones de toneladas. Una década más tarde se triplicaba la producción de acero y, como consecuencia, la irrupción de la chatarra en el mercado de materias primas siderúrgicas fue un hecho inevitable. Las alternativas que se propusieron para aprove­char las chatarras fueron dos: - Acería Martin-Sie­mens - Acería eléctrica. A partir del año 1914, se fue imponiendo, dentro de la industria siderúrgica, el horno eléctrico como una de las alternativas más eficientes para la produc­ción de acero. Así como en la acería BOF la tempe­ratura del metal fundido se mantiene por la oxidación de los elementos disueltos en el arrabio, en el horno eléctrico se utiliza la energía eléctrica como instrumento de control térmico del proceso. La energía empleada para la fusión no es de origen químico sino que proviene de un arco eléctrico que se hace saltar entre unos electrodos, que se introducen por la parte superior del horno, y la chatarra cargada, en el caso de un horno de corriente alterna, y entre el electrodo superior, la chatarra y los electrodos inferiores en el caso de un horno de corriente continua. La acería eléctrica evoluciona hacia el uso de tecnologías destinadas a la reducción del consumo específico de energía eléctrica tales como: - Precalentamiento de la chatarra. - Utilización de quemadores auxiliares en los hornos. - Utilización del carbón pulverizado como combustible. - Sustitución de la corriente alterna por la continua. El número de electrodos de grafito del horno ya no serán habitualmente tres sino uno. - Cargas formadas por arrabio (30 %), chatarra (40 %) y prerreducido (30 %) o bien por carburo de hierro, chatarra y prerreducido. Todo hace pensar que el horno eléctrico del futuro no será un mero instrumento de fusión de chatarra y se parecerá más a un reactor químico de mezcla com­pleta. Incorporará sofisticados sistemas para el con­trol del afino y la colada. La agitación del metal se rea­lizará por medio de la inyección de gas por lanza o bien con tapones porosos (toberas) situados en la sole­ra del horno

Enlaces relacionados: